¿Dónde atenderme?

Te asesoramos

  • IntegraMédica
  • Red Salud UC
  • Clínica Santa María
  • Hospital Clínico Universidad de Chile
  • Clínica INDISA
  • Clínica Avansalud
  • Clínica DÁVILA
  • Clínica Reñaca
  • Clínica San José
  • CLÍNICA Tabancura
  • Clínica Sanatorio Alemán
  • Clínica Oftalmológica IOPA
  • Clínica Oftalmológica PASTEUR
  • Clínica Antofagasta

Vivir Bien!

Volver Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Charla "Déficit Atencional con Hiperactividad: ¿Cómo detectarlo?"

El déficit atencional con hiperactividad es el cuadro neuropiquiátrico más frecuente de la infancia.

 

 Niño con déficit atencional

Se define como una condición neurobiológica   que  se expresa en el área comportamiento y produce impacto en diversas áreas de la vida. Sus síntomas  centrales son: desatención, hiperactividad e impulsividad, inapropiadas  para la edad.

 

El déficit atencional con hiperactividad puede clasificarse en tres subtipos según el predominio de cada síntomas: Subtipo combinado o mixto (70 % de los  casos,  3  tipos  de  síntomas);  subtipo  inatento  (20  %  predominantemente síntomas  de inatención)   y  subtipo Hiperactivo-Impulsivo (10%, predominantemente síntomas de hiperactividad e impulsividad).

 

Las características presentadas por el niño o joven dependen de diversas  variables,  entre  ellas:  subtipo  de  déficit  atencional  con  hiperactividad,  etapa evolutiva y el ambiente en que el niño se desarrolla. 

 

En relación a las variaciones observadas con la edad, destaca que en el periodo  lactante  (bebés  hasta  dos  años)  pueden  presentar  trastornos  del sueño, dificultades para alimentarse, inquietud motora y riesgo de accidentes.

 

En el periodo  preescolar  (3-5  años) suelen  ser    más  activos  que  sus  pares tanto  en  horas  de  juego  libre  como  en  actividades  estructuradas.  Pueden presentar  dificultad  para  seguir  instrucciones,  respetar  normas  y  tolerar frustraciones.  Los  escolares  tienen  mayor  riesgo  de  presentar  dificultades conductuales y bajo rendimiento.

 

Finalmente, algunos adolescentes presentan mayor  vulnerabilidad  a  tener  conductas  de  riesgo  (consumo  de  alcohol  y drogas, accidentes automovilísticos, etc). En  este  contexto,  parece  fundamental  que  los  padres  sospechen  la existencia de un trastorno por déficit atencional con hiperactividad.

 

Una vez que esta  sospecha  existe,  el  niño  o  adolescente  deberá  ser  evaluado  por  un psiquiatra  de  niños  y  adolescentes  o  neurólogo  pediátrico  que  confirme  o descarte la existencia de un déficit atencional con hiperactividad. El diagnóstico es fundamentalmente clínico es decir, no existen en la actualidad exámenes de laboratorio  o  neuroimágenes  que  reemplacen  el  diagnóstico realizado  por  un experto.

 

Una  vez  que  el  diagnóstico  es confirmado,  se  planifica  el  tratamiento adecuado  para  el  niño  o  adolescente  en  particular.  Cabe  destacar,  que  el tratamiento  de los niños y  adolescentes con  déficit   atencional  con hiperactividad  es  siempre    multimodal es decir, considera  diversas intervenciones tanto a nivel individual como familiar y escolar. En este contexto, un porcentaje significativo de los niños requiere tratamiento farmacológico.

 

Para  finalizar,  resulta imprescindible que  la  familia  y  especialmente  los padres, conozcan y ejecuten  el  importante rol que tienen en la  evolución del déficit atencional de sus hijos. 

 

 

 

 

Dra.Carola Álvarez Q

Psiquiatra de Niños y Adolescentes  

Terapeuta de Familias y Parejas

Clínica Alemana.