Cambios producidos durante las primeras semanas del embarazo

Durante los meses de embarazo el cuerpo de la madre acusa numerosos cambios, siendo algunos muy visibles y otros menos. Todo esto con la finalidad de poder atender las necesidades del hijo(a) que crece en su interior y prepararse para el parto.

 

En algunos casos, las primeras semanas del embarazo pueden pasar desapercibidas para ciertas mujeres, bien porque tengan ciclos menstruales previos irregulares o por la ausencia de síntomas. Es así que en forma progresiva los cambios físicos comienzan a ocurrir con el objetivo de preparar el cuerpo y adaptarse para esta nueva etapa.

Es probable que durante estas semanas pueda experimentar repentinos cambios de ánimo y se encuentre más sensible. En gran parte esto es producido por las alteraciones hormonales. Muchas mujeres pueden sentir miedo e inseguridad en alguna etapa de la gestación; esto es normal que ocurra y es bueno que pueda conversarlo con su pareja o alguna persona de su confianza. Junto con esto, se pueden producir:

  • Cambios en los senos: En este período sus pechos aumentan de tamaño y se encuentran con mayor sensibilidad. Además, puede oscurecerse la piel alrededor del pezón y la areola. Lo aconsejable es utilizar ropa interior que sea firme, y de algodón (más suave en contacto con la piel.
  • Cansancio y sueño: Puede tener constantes deseos de dormir y de descansar más que lo habitual. Lo importante es evitar el exceso de actividad, reposar cuando pueda durante el día y acostarse temprano.
  • Náuseas y Vómitos: Ésta es una de las molestias más comunes durante los tres primeros meses y puede aumentar con ciertos alimentos irritantes, olores fuertes, comidas muy condimentadas o inclusive, el tabaco. Es por ello, que se recomienda evitar los productos antes mencionados, comer lentamente y en porciones pequeñas cada dos o tres horas. Además, no es conveniente lavarse los dientes inmediatamente después de comer, ya que esto aumenta la sensación nauseosa.
  • Distensión abdominal y estreñimiento: Es posible presentar hinchazón abdominal y tener deposiciones menos frecuentes, lo cual se produce por el efecto hormonal durante el embarazo. Hay que tener presente que esto se puede presentar en forma leve o hasta severa, produciendo fisuras o hemorroides. Para disminuir la probabilidad de cursar con estos cuadros, se recomienda mantener una buena hidratación (consumir 6-8 vasos de agua por día), consumir alimentos ricos en fibras, como frutas y vegetales al dente y además, es fundamental mantenerse activa.

 

Alrededor de la novena semana, usted ya podrá notar un aumento de peso, ante lo cual es importante regular y cuidar su alimentación, comiendo en forma sana y equilibrada, siguiendo las recomendaciones que le entregue su equipo médico.

Durante estos primeros meses, también es posible que usted presente algún episodio de fatiga, manifestándose a través de mareos e inestabilidad. Estos síntomas se deben a variaciones pasajeras de la presión arterial. Lo importante en este caso es evitar estar de pie por períodos muy prolongados y en caso que presente mareos, es recomendable recostarse y levantar las piernas para reestablecer los niveles de presión arterial.

 

 Descarga más información de nuestro Servicio de Promoción de la Salud a continuación:

Cambios producidos durante el embarazo
Disminuir tamaño de letra Aumentar tamaño de letra Imprimir este Artículo