Conoce más sobre los controles pre natales

El primer control prenatal idealmente se debe realizar entre las siete u ocho semanas desde que ocurrió la última regla o bien una vez obtenido el primer test de embarazo positivo.

Es importante que el primer control de gestación se realice antes de las 14 semanas, ya que esto permite detectar a tiempo cualquier posible complicación. Mientras más temprano usted acuda a sus controles se tiene menor rango de error en el cálculo de las semanas, lo cual se respalda con la primera ecografía (comúnmente se le denomina ecografía precoz a la que se realiza antes de las 12 semanas de gestación).

Por lo general, se realiza un mínimo de siete controles prenatales durante la gestación. Es importante destacar que en caso de presentar alguna condición de riesgo (presiones arteriales elevadas, diabetes con uso de insulina, gestación múltiple, etc.) es probable que usted necesite controles con mayor frecuencia para llevar un mejor seguimiento de su embarazo.

Es importante tener presente que en su centro de atención le asignarán la fecha y hora en la que deberá acudir a sus controles y exámenes. Acudir en las fechas indicadas se vuelve fundamental, ya que en cada control se evalúan diferentes parámetros: aspectos físicos (como el peso, presión arterial), aspectos obstétricos (como la posición fetal, el crecimiento uterino, latidos cardiofetales, etc.) y exámenes de laboratorio. Lo ideal es que vaya a sus controles acompañada por su pareja, un familiar o una persona cercana.

 

Los exámenes solicitados durante el primer control del embarazo definen el estado básico de salud de la embarazada. A continuación le contamos en qué consiste cada uno de los exámenes y su importancia:

  • Hemograma: Examen de sangre que permite la sospecha diagnóstica principalmente de anemia, enfermedades de la coagulación y la presencia de infecciones intercurrentes o crónicas. Este examen se solicita al inicio del embarazo y debe repetirse a las 24-28 semanas. Eventualmente suele repetirse una tercera vez entre las 32 a 38 semanas.
  • Grupo-Rh: Examen de sangre que identifica a las mujeres con su grupo sanguíneo (A, B y 0) y en Rh (-) o Rh (+). Este último dato es fundamental; ya que de presentar la madre un factor Rh negativo y el feto Rh positivo, la madre puede desarrollar una reacción de rechazo que pudiera tener graves consecuencias para el niño(a). El conocer esta condición mediante este examen precozmente en el embarazo permite tomar medidas para evitarlas.
  • VDRL o RPR: Examen de sangre que permite diagnosticar a las embarazadas portadores de sífilis e instaurar tratamiento precoz. Se solicita al principio, luego a las 28 semanas y repitiéndose a las 32 semanas.
  • Test de Elisa para VIH: Consiste en la detección de los anticuerpos del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y es fundamental para evitar la transmisión vertical que ocurre de la madre al hijo(a) durante la gestación, parto o lactancia. Se le solicitará en 3 oportunidades durante su embarazo: en su primer control, a las 28 semanas y a las 32 semanas.
  • Glicemia: Permite la pesquisa de mujeres que presentan diabetes previo a quedar embarazadas o bien las que desarrollan la diabetes durante la gestación, también llamada diabetes gestacional. En todas las embarazadas se indica un examen de glicemia en ayunas en el primer control del embarazo y posteriormente entre las 24–28 semanas se le solicitará la Prueba de Tolerancia a la Glucosa Oral
  • Orina Completa y Urocultivo: La importancia de este examen radica en que esta es la enfermedad infecciosa más frecuente en el embarazo y un gran porcentaje de gestantes pueden cursar infecciones urinarias asintomáticas (sin presencia de molestias) y por esto debe ser pesquisado precozmente, pues se relaciona con partos prematuros y niños con bajo peso al nacimiento.
  • Papanicolaou (PAP): En este examen se toma una muestra celular del cuello del útero, a fin de diagnosticar la eventual presencia de cáncer cérvico-uterino, de modo de tratar las lesiones pre malignas y malignas que pudieran encontrarse en el cuello del útero.
  • Cultivo perianal Estreptococo Grupo B: La Este examen consiste en la toma de muestra a nivel perianal de secreción vaginal y rectal con el objetivo de pesquisar la presencia del microorganismo, el cual es capaz de afectar al feto, pudiendo producir cuadros infecciosos bastante graves. Este examen se realiza a las 35-37 semanas como estrategia de prevención de neumonía neonatal.

 

  • Entre las semanas 11 y 13: Esta ecografía se realiza para determinar el número de fetos y el establecimiento de una "edad gestacional"
  • Entre las semanas 22 y 24: Esta es la ecografía más importante y tiene por objetivo pesquisar oportunamente factores de riesgo que ocasionan partos prematuros y malformaciones congénitas. Además se puede determinar el sexo. En esta ecografía también se evalúa el aumento de la resistencia de las arterias uterinas, que se relaciona con un aumento en el riesgo de desarrollar preeclampsia (alza de presión arterial durante el embarazo).
  • Entre las semanas 30 y 34: Está orientada a la evaluación del crecimiento fetal.

 

Tipos Ecografías

  • Ecografía convencional bidimensional: es el ultrasonido obstétrico clásico, que se puede realizar por vía abdominal o transvaginal dependiendo de la edad gestacional o de lo que se desee observar.
  • Ecotomografía Doppler Color: Evaluación de la circulación sanguínea materna y fetal.
  • Ecotomografías en tres y cuatro dimensiones: Permiten visualizar al niño(a) claramente, su forma y volumen, generando imágenes corporales o de segmentos de gran nitidez.

 

Es importante aclarar que la realización de las ecografías en tres y cuatro dimensiones no es absolutamente necesaria, ya que el diagnóstico fundamentalmente se realiza con el modo convencional o bidimensional.

Descarga esta importante información aquí:

Exámenes durante el embarazo.
Disminuir tamaño de letra Aumentar tamaño de letra Imprimir este Artículo