Infórmate sobre la Depresión Post Parto

El parto no involucra solo el nacimiento de un niño o niña, sino que también el nacimiento del ser madre. Es un momento de profundos cambios tanto físicos como psicológicos en la mujer, en el cual ella debe incorporar este nuevo rol, que es el ser mamá.

La adaptación al nuevo rol que es ser mamá, implica una reacomodación en términos emocionales, que puede asociarse a cambios en el humor y conductuales normales acordes a esta etapa. Sin embargo, si se presentan de manera más severa, ya sea con ansiedad, dependencia, temor, insomnio, rechazo a tomar a su guagua o desgano, debe consultar al médico, ya que puede tratarse de una depresión postparto.

Síntomas asociados a la depresión post parto.
La depresión postparto posee síntomas similares a una depresión común. Es decir, se caracteriza porque la persona presenta un estado de desánimo, labilidad emocional, disminuye el interés y la capacidad de disfrutar, síntomas que persisten por a lo menos 2 semanas. Además se puede presentar una pérdida de apetito o alteración del sueño, ya sea que la persona presente insomnio o que desea dormir todo el día.

Sin embargo, es importante considerar que en la depresión postparto aparecen algunos síntomas específicos que le diferencian de otras depresiones: pueden presentarse sentimientos de inseguridad, baja autoestima y sentimientos de incapacidad de satisfacer las necesidades del hijo(a).


La madre puede sentir un miedo irracional a que su bebé no esté bien físicamente y sentir una gran ansiedad frente a la posibilidad de separarse de él, dejándolo al cuidado de otra persona. Algunas madres pueden oscilar entre el amor y el rechazo frente al bebé, o incluso sentir sólo rechazo. Esto moviliza sentimientos de culpa en la madre. También es frecuente que la mujer se sienta sobrepasada al no lograr reorganizar la rutina diaria como quisiera o al sentir que ha perdido el control de su vida.

 

Consejos útiles
Las primeras semanas posteriores al parto pueden ser las de mayor demanda ya que se establece la lactancia y el bebé se encuentra regulando sus ciclos de sueño/vigilia y de alimentación. En este periodo es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Evite realizar cambios importantes en su vida, espere por lo menos los primeros seis meses posteriores al parto.
  • Descanse lo que más pueda (duerma cuando el bebé esté durmiendo).
  • Solicite ayuda a sus familiares y amigos cercanos, especialmente en la realización de tareas anexas a la crianza, guardando toda energía para cuidar a su bebé.
  • Aliméntese bien, incluya una alimentación dentro de todos los grupos alimenticios y considere los siguientes alimentos: lácteos, cereales integrales, frutas, vegetales y proteínas de alto valor biológico que se encuentran en los huevos, la carne y el pescado.
  • Dar pecho produce en el niño y madre una sensación de placer por un bombardeo de oxitocina y endorfinas (llamadas también hormonas del amor, o de la felicidad) que contribuyen a mantener un buen estado de ánimo. De hecho, las mujeres que amamantan tienen menor tendencia a desarrollar depresión postparto que las que no amamantan.

 

Si Ud. padece síntomas sugerentes a una depresión postparto:

  • No esconda sus sentimientos y hable acerca de ellos con su pareja, familia y amigos.
  • Busque tiempo para salir, visitar a los amigos o pasar tiempo a solas con su pareja.
  • No intente ser la mamá perfecta.
  • Hable con otras madres que han pasado por lo mismo.


Lo más importante es:

  • Si se siente muy triste y/o desanimada, es importante que lo consulte con su equipo de salud, con la finalidad de evaluar si se encuentra cursando una depresión postparto. (Recuerde que el diagnóstico y el tratamiento de la depresión es una garantía GES).

 

  • No tratar la depresión en el postparto puede implicar efectos adversos de largo plazo para la madre, como que este episodio puede constituirse precursor de depresión recurrente.
  • Puede existir un deterioro en la relación que se establece entre la madre y el recién nacido, ya que la madre no puede disfrutar del periodo de la maternidad.
  • La depresión postparto altera también toda la dinámica familiar y especialmente la relación de pareja.

 

El tratamiento puede incluir psicoterapia, realización de ejercicios de relajación, desarrollo de actividad física (realización de gimnasia o caminatas). Estas técnicas pueden ser muy útiles para tratar la ansiedad, que en forma frecuente acompaña la depresión.


Con respecto al tratamiento farmacológico, hay que cautelar los aspectos relacionados con la lactancia, por lo que debe ser suministrado bajo supervisión médica.

Disminuir tamaño de letra Aumentar tamaño de letra Imprimir este Artículo