Depresión después del embarazo: Más que estar triste - Junto a ti Mamá - Cruzblanca

Depresión después del embarazo:Señales de alerta

La depresión es una enfermedad clínica que afecta directamente el cerebro, y cuya característica principal es un estado bajo de ánimo que afecta nuestro comportamiento durante el desarrollo de las diferentes actividades cotidianas.

La depresión postparto es un trastorno que afecta a un porcentaje de las mujeres después de dar a luz, se estima que en nuestro país del 8% al 36,7% de las mujeres durante la maternidad sufren de esta enfermedad.

El cambio drástico de las hormonas

Después de dar a luz el cuerpo y la mente de una mujer se enfrentan a una cantidad de cambios importantes. Por esta razón es muy común que se presente un cuadro depresivo que puede ser intenso o moderado. Generalmente se desarrolla en los primeros tres meses desde el momento del parto.

La causa de la depresión postparto se atribuye mayormente al cambio hormonal que experimenta la mujer, puesto que al estar embarazada el cuerpo produce mayor cantidad de estrógeno y progesterona. Sin embargo, al dar a luz la producción de estas hormonas disminuye drásticamente.

También existen factores externos que pueden provocar dicho trastorno como la falta de tiempo libre, el sentirse abrumada por las nuevas responsabilidades, los cambios físicos provocados por el embarazo, inseguridad, la alteración en las relaciones sociales. Si mezclamos estos dos factores es muy común que puedan producirse síntomas de depresión.

¿Todas las mujeres pueden sufrir de depresión postparto?

Definitivamente todas las mujeres que dan a luz pueden atravesar por una situación de depresión postparto, sin embargo ciertas circunstancias hacen que una mujer sea más propensa que otra de padecerla. Estos factores pueden ser:

  • Antecedentes de enfermedades mentales.
  • Violencia familiar
  • Problemas económicos, familiares o laborales.
  • Consumo de alcohol y otras sustancias.
  • Embarazo precoz.
  • Situaciones negativas durante el embarazo o durante el parto.

Señales para tener en cuenta

La depresión postparto puede presentarse de diferentes formas en la vida de la mujer, y se subdivide en tres tipos; tristeza postparto, depresión perinatal y psicosis postparto. Esta subdivisión se hace de acuerdo a la gravedad de los síntomas.

Tristeza postparto

La tristeza postparto la sufren entre el 50% y 80% de las mujeres que recién dan a luz, se trata de una condición temporal generalmente se supera en las primeras dos semanas después del parto. Sus síntomas no son severos, como por ejemplo: el insomnio, la falta de apetito y episodios de llanto. Y se pueden controlar con métodos sencillos como ir a caminar, tomar siestas mientras el bebe duerme, evitar pasar tanto tiempo a solas.

Depresión perinatal

La depresión perinatal la padecen 1 de cada 5 mujeres. Y sus síntomas pueden incluir los mismos de la tristeza postparto y también; dormir demasiado o no poder dormir, problemas para concentrarse, pérdida de memoria, cambios severos en el estado de ánimo, preocupación exagerada o nula por el o la bebe, dificultad para encontrar el sentido de las cosas. Para controlar estos síntomas generalmente se usan medicamentos antidepresivos y terapia psicológica.

Psicosis postparto

La psicosis postparto, es una forma severa de la depresión y son muy pocas las mujeres que la padecen, se estima que 1 de cada 1000. Los síntomas de este trastorno se presentan generalmente entre las primeras 4 semanas después del parto. Sus síntomas incluyen: sensación de desesperanza, ver cosas o oír voces que no existen, desconfiar de las personas a su alrededor, pensamiento de hacerse o hacerle daño al bebe. La psicosis es temporal y se requiere de atención médica inmediata.

Es posible superar esta condición

Es fundamental que las evaluaciones médicas para determinar la depresión postparto sean parte de la evaluación de rutina de la mujer luego de dar a luz. Un examen de sangre para verificar los niveles hormonales, pruebas psicológicas y físicas pueden ayudar a determinar y a fijar un tratamiento para esta enfermedad. Asimismo la contención familiar es muy importante.

Recuerda que es posible pedir ayuda para la depresión y la ansiedad, no es una enfermedad que se deba transitar en soledad, el apoyo médico y de tus seres queridos será siempre primordial.

Comparte esta nota

fondo-caja

Lactancia materna y Covid-19: ¿Me puedo vacunar?

Ver Nota flecha
fondo-caja

Celebra en cuarentena el cumpleaños de tu bebé

Ver Nota flecha
Inscribirme en Junto a ti Mamá