Vitaminas y minerales a considerar

En esta etapa la alimentación no sólo debe colaborar en la recuperación de una condición física saludable para la madre, sino fundamentalmente proveer de los mejores nutrientes a la leche que tomará el bebé.

Dentro de las necesidades nutricionales durante el post-parto inmediato es el hierro. La pérdida de sangre en el parto puede ser en algunos casos más de lo esperado, por lo que es frecuente necesitar suplementos de este mineral. Por este motivo en muchas ocasiones es necesario realizar un seguimiento con exámenes para evaluar algún grado de anemia, lo cual determinará si se requiere continuar con suplementos de fierro durante un período o basta con la alimentación.


Es importante precisar que durante el período de lactancia la mujer por lo general no menstrúa. La duración de la amenorrea varía desde un período corto de cuatro meses hasta uno prolongado de 18 meses o más. Durante este tiempo la madre lactante conservará el hierro que pierde en cada período menstrual.

El hierro se encuentra en los siguientes productos:

  • Hierro de origen animal: Este tipo de hierro se absorbe mucho mejor en nuestro organismo, encontrándose en carnes rojas, blancas y productos marinos (pescado, ostras, ostiones y almejas).
  • Hierro de origen vegetal: verduras (acelgas, espinacas, perejil, arvejas, habas, lentejas y porotos), frutos secas (pistachos, nueces, avellanas, almendras y maní), harina, galletones de soya y productos fortificados como la leche.

 

Es fundamental tratar de incluir alimentos ricos en vitamina C (como frutas o jugos naturales de naranja, kiwi, frutillas, aliños de limón, etc.), ya que ésta incrementa la absorción de hierro. Además se debe evitar el consumo de café y té después de las comidas pues impide la absorción del hierro.

Si usted tiene deficiencia de magnesio, hierro u otras vitaminas, a continuación le entregamos una pequeña lista de comidas que le permitirán reconstruir sus necesidades nutricionales.


Magnesio
Existe magnesio en varios productos como la cocoa en polvo, las frutas secas (damascos, higos), las semillas (nueces, almendras y avellanas), el chocolate y algunas aguas minerales.

Ácido Fólico
Las comidas que contienen ácido fólico incluyen al hígado, espinacas, lechuga, almendras, nueces, maní, melones, perejil, espárragos, repollo, brócoli, porotos cocidos, betarraga, paltas, frutillas y huevos.
El ácido fólico es destruido por el calor, ingiera estos alimentos crudos o evite cocerlos por períodos largos.

En Chile, las harinas de trigo están fortificadas con ácido fólico, por lo que otros productos como el pan y las galletas también lo contienen.

Disminuir tamaño de letra Aumentar tamaño de letra Imprimir este Artículo